Películas de acción no tan nuevas no tan viejas que debes ver

Para esos lentos domingos de descanso no hay nada mejor que terminarlos con una buena película de acción por la noche y así empezar el lunes con todas las energías necesarias para afrontar una nueva semana laboral. En esta ocasión, preparamos una selección de películas para los amantes del género de acción, la cual comprende filmes no tan recientes, pero tampoco de la época del blanco y negro, que quizás no viste en su momento y te las estás perdiendo. Varias de ellas fueron galardonadas en los mejores festivales y premiaciones de cine del mundo por sus increíbles efectos especiales y por las espectaculares actuaciones de sus protagonistas.

Cabe destacar que no es un ranking lo que mostraremos, simplemente es una selección de películas recomendadas, por lo que el orden de la lista que, a continuación, presentaremos, no tiene nada que ver. Por otra parte, acotar que el criterio de selección de esta lista está basado en las opiniones del personal de trabajo de la empresa Electricistas , al cual aplicamos una encuesta en orden de conocer sus películas de acción favoritas. De dicha encuesta surgieron varias películas y aquí sólo te recomendamos las más mencionadas. Así que, no se hable más, y pasemos a las recomendaciones:

  • R.I.P.D: estelarizada por Ryan Reynolds y Jeff Bridges, en esta película los protagonistas forman parte de un “Departamento de Policía Mortal del Más Allá”, en el cual ellos representan a dos policías no-muertos. La misión de los protagonistas es proteger a este mundo, el mundo de los vivientes, de una serie de creaturas destructivas que se niegan a ir tranquilamente al más allá.
  • Capitán Phillips: Tom Hanks protagoniza una historia basada en hechos reales en la cual encarna a Phillps, el capitán del carguero Maersk Alabama, que decidió entregarse como rehén a los piratas somalíes a cambio de salvar su tripulación ante las amenazas de los asaltantes.
  • El juego de Ender: viajaremos con esta película a un futuro no muy distante en el que una raza alienígena llamada “Insectores” tratará de destruir el mundo de los humanos. Evidentemente, los humanos no permitirán que esto pase, así que han abierto una Academia Militar para salvarnos de los alienígenas.
  • Undertaking Betty: es una vieja, y muy buena, comedia británica plagada de una acción inusual para el género. La historia es una historia de amor corriente con la no menor particularidad que transcurre en medio de una competencia entre dos compañías funerarias.
  • Elysium: si viste Distrito 9 y quedaste con ganas de más, entonces esta es tu película, pues es creada por el mismo director. Este filme se ambienta en el año 2154, donde la humanidad ha quedado dividida en dos bandos: los afortunados que viven a bordo de las comunidades de la nave “Elysium” y los desafortunados pobres que se quedaron en la Tierra plagados de caos, miseria, violencia y delincuencia, donde todos intentan huir. En ese contexto, Max intentará restablecer la igualdad para salvar la mayoría de la humanidad, pero se topará con muchos impedimentos que lo harán correr, disparar, volar y retozar.

Netflix no es el lugar para los verdaderos cinéfilos

Aunque a priori no pretendo escribir una diatriba contra Netflix sé que al final lo terminará siendo, pues el coloso de la distribución de contenido audiovisual de pago está provocando el abandono de las salas de cine y el aumento del caudal de las malas películas. Asimismo, Netflix se ha encargado de financiar producción fílmicas y series, por lo que el cine de calidad como lo conocemos está a punto de desaparecer. No creo esté anunciando algo nuevo, pues incluso los mismos jóvenes que disfrutan con Netflix saben muy bien que están remplazando el cine de verdad por el reduccionismo audiovisual que Netflix propone en su plataforma, el cual es casi todo fácil de digerir y sólo ostenta fines de entretenimiento.

¿Cómo podemos explicar que en Netflix no se encuentre disponible nada del cineasta Alfred Hitchcock? No sólo es inaudito, sino también lógico, pues las nuevas generaciones adeptas a la susodicha plataforma digital no pretenden consumir contenidos de alta significancia, por ende, descartar el cine de suspense de altura es necesario para no aburrir a los clientes. Netflix busca que su plataforma e interfaz sea entretenida, dinámica y actual, por lo tanto, se abocan a distribuir casi de manera exclusiva material fílmico o series creadas a partir de los años 2000 en adelante, cuya velocidad y ritmo de entretenimiento es tan alto como la cotidianidad actual misma. No culpamos a nadie por querer entretener, culpamos a los encargados de decir que Netflix es el hábitat ideal para los cinéfilos, ya que eso no sólo es un burdo sofisma, sino también da alas a Netflix para gobernar la industria cinematográfica a partir de la subyugación de las audiencias.

Si Netflix es capaz de controlar todo lo que vemos, cinematográficamente hablando, entonces estamos destinados a consumir los próximos años puro cine comercial a expensas del cine edificador que desde los años 70 se venía haciendo. Eso sí, se debe reconocer a Netflix que su plataforma ha supuesto la solución efectiva de la problemática de no ver una serie por falta de tiempo o de dinero, pues con una cuota mensual o anual puedes ver desde la comodidad de tu casa lo que se te antoje de su arbitrario catálogo. Los beneficios que propornciona una plataforma como Netflix son análogos a los beneficios que los servicios 24 h brindados por la empresa Cerrajeros da para solucionar tus problemas sin ni siquiera tener que salir de tu casa.

El problema con Netflix ya está repercutiendo en los festivales de cine de mayor alcurnia, tal como sucede con el Festival de Cannes, donde la mayoría de películas presentadas están atravesadas por una corrección política insoportable y viciadas por el entretenimiento. Sin lugar a dudas está aportando muy poco en comparación a lo que nos quita, hablando en términos de cine, está claro.

Esperemos que los verdaderos cinéfilos del mundo se den cuenta de esa farsa que llaman Netflix y no dejen que sus gustos cinematográficos sean dominados por una transnacional con objetivos netamente lucrativos.

Por qué regular la luz de la sala con un dimmer

¿Te has preguntado alguna vez si existe la posibilidad de regular la luz de alguno de los ambientes de nuestra casa, sin por ello tener que estar todo el tiempo encendiendo o apagando los focos? Pues bien, hace tiempo que la respuesta a esta inquietud tiene un nombre específico: los dimmers, y en este artículo queremos mostrarte por qué conviene que los instales en tu vivienda.

Lo primero que tienes que tener en cuenta en este sentido es que, cuando hablamos de regular la luz, no nos estamos refiriendo a otra cosa que no sea modificar su intensidad para que en todos los casos se adapte a lo que realmente estamos necesitando.

En la actualidad, los sistemas de regulación de luz en las viviendas se han vuelto altamente demandados, teniendo en cuenta que no sólo son excelentes pensando en la posibilidad de ahorrar algo de dinero al finalizar cada uno de los períodos de consumo, sino también pensando en conseguir un mayor confort en cada una de nuestras habitaciones o ambientes.

Además, tienes que tener en cuenta que estas ventajas que mencionamos de los reguladores de luz para nuestra vivienda no aplican sólo al interior de las mismas, sino que pueden ser aprovechados exactamente de la misma forma también en el exterior.

Modos de regular la luz en casa

Existen luego varios modos en los que podemos regular la luz en una parte de nuestra vivienda, y aunque todos ellos son funcionales, lo cierto es que para nosotros no hay mejor alternativa que los dimmers, unos instaladores que se colocan por parte de electricistas profesionales en tus muros, y que te permiten regular, mediante una perilla, la intensidad de luz que estás buscando.

En cualquier caso, lo interesante es que no hace falta que te fijes en sólo un tipo de dimmers, sino que echando un vistazo a las casas de iluminación y electricistas podrás ver que hay varias opciones disponibles que bien podemos considerar para nuestra vivienda.

Lo que nosotros te recomendamos es que más allá de gustos, siempre que estés pensando en colocar un dimmer en tu habitación o alguno de los ambientes de tu casa, consultes con uno de nuestros electricistas profesionales para que te de una mano al respecto.

Lo cierto es que ésta es la mejor forma de asegurarte que estarás no sólo instalando el dispositivo que mejor se adapta a tus necesidades, sino también de estar seguro de que funcionará del modo en que debe hacerlo, incluso con una garantía escrita para que te quedes completamente tranquilo acerca de cualquier reparación posterior que pudiera surgir.

Tienes que saber que nuestros electricistas baratos disponen de los mejores presupuestos del segmento, de modo que gracias a ellos conseguirás ahorrar una buena cantidad de energía al final de cada período, algo que podemos considerar básico en estos casos.

Y si ya tienes un dimmer o regulador de luz instalado en tu vivienda, lo que vamos a recomendarte entonces es que ante cualquier problema de funcionamiento que lo pueda estar afectando, te pongas en contacto con nuestros electricistas cualificados, durante las 24 horas del día, los 7 días de la semana, ya que somos los únicos que contamos con atención de urgencia para cualquier problema de electricidad que pueda afectar tu vivienda.

La mejor sala de cine del mundo está en…

El cine, como todo buen arte, nos brinda con cada película un espacio metafísico distinto en el que podemos encontrar quienes somos, qué queremos ser y comprender al mundo de mejor manera. Así como Nietzsche dijo en su momento que la vida no tendría sentido sin la música, creo que muchos estamos de acuerdo cuando afirmo que la vida moderna perdería todo sentido sin el cine.

En la actualidad, hemos padecido las consecuencias de la modernización al ver que las pantallas grandes de las salas de cine están siendo sustituidas por las pantallas chicas de los televisores, tablets o teléfonos inteligentes. Sin embargo, aún los recintos de cine no han caído en desuso y muchas personas siguen prefiriendo la pantalla grande a la pantalla chica. Grandes responsables de esa predilección de los cinéfilos por la pantalla grande son las espectaculares salas de cine, encontradas en cualquier parte del mundo, las cuales se encargan de crear el ambiente idóneo para disfrutar una película en su máxima expresión.

Las salas de cine modernas no sólo se encargan de ofrecernos una pantalla descomunal para visualizar el último filme que ha salido al mercado y que deseamos ver, sino también se ocupan de crear un ambiente sonoro inmersivo, mediante un sistema de sonido surround, que nos lleva hasta sitios inimaginables con tan sólo prestar atención a los sonidos que percibimos. Además, crean una oscuridad similar a la del vasto universo para, que tal como una estrella solitaria en naufragio, veamos la película sin ninguna intervención lumínica ajena. Por si no fuera poco, menos relevante es el servicio de comidas ligeras que ofrecen para hacer más llevadera la visión del filme en cuestión. En definitiva, no hay nada mejor que una sala de cine para ver una película.

En ese mismo sentido, en Londres podemos encontrar el denominado “mejor cine del mundo” por el afamado cineasta Quentin Tarantino. Se trata en específico del cine Prince Charles Cinema, al cual el susodicho cineasta norteamericano le dedicó palabras de amor y admiración por su ambiente propicio para el cine independiente y de calidad. En una visita del personal de Cerrajeria Osario al mencionado cine, los tecnicos de fontaneria declararon que es, sin lugar a dudas, una de las mejores salas de cine a las que han asistido.

Un antiguo empleado del Prince Charles Cinema declaró que desde que Quentin Tarantino profirió tales palabras con respecto al cine en cuestión, la taquilla de todas las funciones aumentó en un 10% y así se ha mantenido hasta hoy en día. Pero no sólo los comentarios de Tarantino encumbraron al cine de Londres, sino también su audiencia, que en una encuesta para una revista londinense manifestaron su preferencia por este cine por encima de los otros.

Sin duda alguna el cine Prince Charles Cinema es uno de los lugares principales que todo amante del cine debe visitar al momento de ir a Inglaterra. Esperamos que este artículo sirva de ayuda turística para los viajantes y de deleite para los curiosos. Nos vemos en una próxima ocasión.

Películas que han marcado la evolución del cine

Todos tenemos en mente películas que han hecho historia por su argumento, su fuerza o las excelentes interpretaciones de sus protagonistas, como la de nuestros profesionales de la cerrajeria en las propiedad de sus viviendas sobre su seguridad. Sin embargo, ha habido otras muchas que, siendo tal vez menos conocidas, han ejercido tal influencia que han condicionado el desarrollo del cine a lo largo de su historia. Vamos a conocer algunas de esas películas, películas en algunos casos ya centenarias.

Hoy en día estamos acostumbrados a increíbles efectos especiales. ¿Pero cuál fue la primera película en la que se intentaba modificar la realidad de manera, evidentemente, rudimentaria? Viaje a la Luna, de 1902. No se puede hablar de efectos especiales, pero sí de un toque de ilusionismo.

No fue la primera película de suspense, pero sí la primera que ofrecía una realidad distorsionada para conseguir mayor efectismo. Hablamos del Gabinete del doctor Caligari, de 1919. Tras ella la manipulación de ángulos, contraluces y decorados extraños dejaron de ser algo extraño y hoy hay verdaderos maestros, como Tim Burton.

Llegamos 1927 y a El cantor de jazz. Primera película sonora de la historia. Sobran las explicaciones de lo que supuso en el mundo del celuloide. Y no avanzamos mucho en el tiempo, a 1928, para hablar de una obra maestra inolvidable Metropolis, primera cinta de auténtica ciencia ficción, admirada todavía por grandes directores. De ese mismo año es El perro andaluz, del grandísimo Luis Buñuel, que introdujo con ellas complejos mundos oníricos en el cine.

Mucho ha pasado desde el nacimiento de King Kong, en 1933. Pero este fue la primera de un sinfín de criaturas que nos aterrorizado desde entonces, criaturas inspiradas en la naturaleza o de pura ciencia ficción.

Todos, aunque muchos se resistan a reconocerlo, tenemos una gran historia de amor cinematográfico preferida. ¿Pero cuál fue la primera gran historia de amor del cine? Sucedió una noche, con Claudette Colbert y Clark Gable como protagonistas. Corría el año 1934.

Y acabamos con una fórmula que Walt Disney inventó en 1937 y que es plenamente vigente. No pasa de moda ni la fórmula ni la película con la que se inició. Hablamos de Blancanieves y los siete enanitos, largometraje inolvidable de dibujos animados.

La verdad duele, la ciencia detrás del futbol americano

Existen debates que a la larga, y luego de un análisis hecho en perspectiva directa, es decir, desde un punto de vista en el cual no te sientas afectado por el hecho de que algo que se ha instaurado o ya ha quedado establecido no te afecte en lo absoluto, o en el caso contrario, en el cual alguna norma o algún hecho, si te afectase de tal forma que es necesario plantearle al mundo o a una sociedad en particular si está en lo correcto o no, la película de La verdad duele, basada en hechos reales, nos muestra esto mismo de manera precisa, que son admiradores de la cinta.

La verdad es un punto sumamente importante establecido en esta extraordinaria historia, algo que nos llama a reflexionar de manera drástica, dada la magnitud de lo que se encuentra en  disputa durante aquel momento, pues en América del Norte pudo haber sido por la tradición que conlleva el deporte de Futbol Americano, pero pensándolo desde otra perspectiva, según nos manifiesta Miguel Carrillo recepcionista de Cerrajeros El Ferrol, en España podría ocurrir lo mismo con la tradición del Futbol español.

Lo increíble de la cinta es el motivo por el cual se produce la confrontación, entre la Liga de Fútbol Nacional (NFL) y un ético y reconocido patólogo forense, Bennet Omalu, residente en los Estados Unidos desde la década de los noventa, nacido en Nnokwa, Nigeria en 1968, además de la intervención de un gran número de aficionados del mismo, por razones de la vida humana, en la que un descubrimiento científico dió como resultado el diagnóstico de un severo trauma producido por la práctica del deporte, el nombre de este trauma es conocido como Encefalopatía Traumática Crónica, algo de lo que conocen muy bien los trabajadores de cerrajeros profesionales Alicante ya que uno de sus colegas al practicar ese tipo de deportes, falleció de la misma enfermedad.

El documental definitivo sobre Podemos

‘Política, manual de instrucciones’ tal vez haya sido uno de los documentales más esperados y con mayor repercusión mediática que se recuerdan en el Estado español. No hay que olvidar que el documental por lo general es un género cinematográfico que en nuestro país no goza de todo el reconocimiento que merece. Pero en este trabajo al que nos referimos se juntaban dos variables que aseguraban el interés del respetable: por un lado, en la dirección, Fernando León De Aranoa, uno de los mejores –si no el mejor- cineastas españoles en activo; por otro lado, el gran fenómeno político de los últimos dos años y medio, Podemos.

Ambos elementos confluyeron en esta idea de documental que muestra los entresijos de cómo el partido liderado por Pablo Iglesias fue creciendo. El mérito está en que León de Aranoa cuenta el funcionamiento interno de la formación política sin filias, sin fobias, sin partidismo, sin amiguismo, sin retratos panfletarios de por medio, sin homenajes, sin cartas blancas…

El director de películas tan mágicas y memorables del cine español como ‘Los lunes al sol’, ‘Barrio’ o ‘Familia’ se lanzó a esta aventura de dirigir un documental guiado por influencias como las de Robert Drew –grabó ‘Crisis: behind a presidential commitment’-, quien reflejó como Kennedy podría gestionar un contexto de crisis.

Más allá de destripar los enigmas internos y personales de los miembros de Podemos, el documental sirve como paradigma -aplicable a otros casos- de cómo funciona la política, de cómo se actúa para irrumpir ante los partidos tradicionales o de cómo la fuerza de la estética y la imagen acaba por invadir parte de las premisas de contenido político. Fueron semanas y semanas de grabación en las que el equipo de León de Aranoa filmó absolutamente todo, lo que generó incluso una serie de incomodidades en los protagonistas del documental, que a veces se sentían observados en exceso por las cámaras y por el inconveniente que sufrieron un dia al necesitar la ayuda de un cerrajero 24 horas profesional ya que se quedaran fueron de los estudios, por estar la cerradura en malas condiciones.

Scorsese y el sabor a gánsteres de verdad

Mucho ha llovido ya desde esas películas maravillosas de gánsteres protagonizadas por actores tan geniales como Edward G Robinson. ‘Hampa dorada’ o ‘Scarface’ –en su versión dirigida por Howard Hawks- sentaron las bases del género de films de mafiosos bañados en el mejor cine negro estadounidense e inspirados en el aroma de la mejor novela negra.

Por supuesto, luego llegó la saga de ‘El Padrino’ y la perfección se hizo cine y todo el mundo cayó rendido a los encantos y el misterio que el cine de gángsters albergaba; Francis Ford Coppola alcanzó los cielos con su trilogía, memorable en sus dos primeras partes.

Fue el gran Martin Scorsese el director que quiso nutrirse de los encantos más extraordinarios del género. Y así, irrumpió en la gran pantalla el gángster por naturaleza, Joe Pesci. Insuperable es su interpretación en ‘Goodfellas’ –traducida como ‘Uno de los nuestros’-, aunque en Casino estaba igual de inconmensurable.

Tampoco nos podemos olvidar del idilio cinematográfico que surgió entre Scorsese y el actor Robert De Niro, uno de los vínculos más importantes que ha dado la Historia del séptimo arte. Ya aquella mítica ‘Taxidriver’ nos adelantaba en sus últimos minutos de cinta que los gánster tenían hueco en el corazón narrativo de Scorsese.

La pócima mágica del director neoyorquino incluía en su retrato de los gangsters italoamericanos canciones de los años cincuenta y ritmos de grupos de doo wop, trajes y sombreros de mafiosos, luces y contrastes inquietantes, un reparto con actores cuyos rostros llegaban a inocular el miedo en el espectador, mujeres fatales y caóticas que sembraban las distancias y los desequilibrios entre los hombres poderosos de internet, armas blancas y disparos pero sin abusar de ellos, guiones redondos e inquebrantables, etcétera.

Más tarde llegaría ‘Gangs of New York’, capaz de mostrar al espectador el universo de la mafia en el siglo XIX. No hay duda de que las películas sobre la mafia no pueden entenderse sin el sello del gran Martin Scorsese.