Así es como me sentí hace unas semanas, cuando fui a los cines de Jaén para acudir al visionado de la nueva película de Zack Snyder, Batman vs Superman: El amanecer de la justicia.
La película está interpretada por Ben Affleck (Batman) y Henry Cavill (Superman) que no empieza siendo buenos amigos. La trama de principal de esta película se podría resumir es que Batman no se fía del extraterrestre, aunque ahora aparezca como un héroe. ¿Qué pasaría si un día este enorme poder se vuelve contra cerrajeros san sebastian? ¿Quién sería capaz de hacerle frente? Parece ser que la una opción posible seria Batman. Mientras tanto, la humanidad discute qué tipo de héroe necesitan en realidad.
Batman vs Superman: El amanecer de la justicia es la segunda parte de El hombre de acero, protagonizada también por el actor Henry Cavill. Pero a su vez esta película es un crossover con la franquicia de Batman.

Expertos en cine y espectadores han sido bastante críticos con la película, entre los que me incluyo yo. No podemos negar que la película es entretenida pero esperaba más de ella ya que solo con el título nos sugiere peleas intensas y mucha guerra. Pero no es así hasta llegar a la última media hora de la película.
En mi opinión, el director de la película Zack Snyder ha perdido demasiado tiempo en dar detalles de la trama que todo el mundo está al corriente. ¿Quién no conoce como mueren los padres de Batman? Esta escena es repetida en cada película de este superhéroe.

Parece ser que es la moda de películas de superhéroes pero hay películas y luego peliculones. Y esta se esperaba que fuera de las segundas al enfrentarse dos grandes héroes del comic: el murciélago de Gotham City frente al periodista de Metrópolis.

Pero pese a las críticas que ha podido recibir en la prensa española, a nivel internacional, la película está siendo todo un éxito en taquilla. La película de Zack Snyder lleva recaudados un total de 424 millones de dólares en la taquilla mundial. Y solo en España ha recaudado más de cinco millones de euros, obteniendo más de 235.000 espectadores en España.
Lo único bueno que pueda sacar de esta película, es la brillante banda sonora de la película compuesto por Hans Zimmer que llena y da fuerza a la película.